La Psicología Jurídica nace de la intersección del Derecho y la Psicología.

Mi función, como psicóloga jurídica es estudiar, evaluar, prevenir, asesorar o intervenir sobre los fenómenos psicológicos, conductuales y relacionales que guian e influyen en el comportamiento legal de las personas.

En el desarrollo de mi trabajo siempre me guio por los principios de rigurosidad, imparcialidad, honestidad y prudencia en la aplicación de instrumentos y técnicas propios de la psicología científica.

Mis áreas de actuación son las siguientes:

  • Psicología Forense o aplicada a los Tribunales.
  • Victimología: Programas de Prevención e Intervención.
  • Mediación.
  • Formación.