La violencia de género es un problema sociocultural, de salud pública y político, que no entiende de clases sociales, etnias, religiones o situaciones vitales y que tiene importantes consecuencias psicológicas.

La cultura influye en nuestros valores, en nuestros prejuicios y estereotipos y en los mitos que hemos generado alrededor de la figura de la mujer y la violencia. Estos mitos contribuyen a distorsionar el concepto de violencia de género y todo lo que ello implica, por eso es tan importante romperlos:

  • La violencia de género NO entiende de “perfil de mujer”.
  • A NINGUNA mujer “le gusta” ser víctima de violencia de género.
  • La violencia de género NO se da únicamente en familias con pocos recursos.
  • Si no le deja…NO es porque no quiera.
  • El maltrato psicológico es tan GRAVE como el maltrato físico.
  • La violencia de género NO se produce por un problema de alcohol y drogas.
  • El que ejerce la violencia de género NO es una persona con trastorno mental.
  • Los hombres NO son violentos por naturaleza, hay hombres violentos que ejercen violencia.
  • Cuando queremos decir NO, decimos NO y cuando queremos decir , decimos .

Todo empieza con una socialización diferencial, los niños tienen y hacen cosas de niños y las niñas tienen y hacen cosas de niñas. Esto determinará cómo debe ser un hombre y cómo debe ser una mujer.

Con esto llega la DESIGUALDAD que instaura una Violencia estructural y crea el continuo de lo que está culturalmente aceptado (Humor sexista), lo invisible (Desprecios) y lo visible (Asesinatos).

Para todos aquellos que no comprenden o no quieren comprender la realidad de la violencia de género por cuestiones culturales, ideas inamovibles, razones políticas o pura ignorancia, pueden llamarlo RESPETAR LOS DERECHOS HUMANOS DE LA MUJER.

A PESAR DE ELLO, LA VIOLENCIA DE GÉNERO SEGUIRÁ SIENDO UNA PANDEMIA GLOBAL QUE HAY QUE ERRADICAR.