¿Qué es la Coordinación Parental?

Es un proceso alternativo de resolución de disputas centrado en los niños, en el cual el coordinador parental asiste a los progenitores en situaciones de alta conflictividad, poniendo en práctica el plan de parentalidad, coordinando la actuación con diferentes profesionales, ayudándoles a resolver oportunamente sus conflictos, educándoles con respecto a las necesidades de sus hijos y –previo consentimiento de las partes y/o del Juzgado- tomando decisiones en base a los términos y condiciones establecidos por la resolución judicial, o por el acuerdo de designación del coordinador de parentalidad

¿Cuándo es necesaria?

Cuando el nivel de conflictividad es muy elevado y los progenitores están atrapados en un conflicto crónico, que deriva en el incumplimiento de medidas y sentencias judiciales, es recomendable iniciar una coordinación parental en la cual se diseñe un adecuado plan de parentalidad, en el que el coordinador vele por su cumplimiento.

De esta manera se pretende ayudar y orientar a los progenitores en la gestión de los conflictos, reducir litigios, detectar y prevenir problemas futuros, enseñar técnicas educativas adecuadas y consensuar medidas organizativas para el cuidado responsable de los hijos.

¿Qué es un Plan de Parentalidad?

 Un plan de parentalidad es un documento dirigido a progenitores que puedan encontrarse separados, divorciados o en una situación de conflicto. En dicho plan de parantalidad, los progenitores van a especificar las bases educativas y organizativas en las que quieren sustentar la crianza de sus hijos e hijas.

Estas medidas organizativas pueden contener temáticas como la guarda y custodia, pensión de alimentos, régimen de visitas o estancias vacacionales. Por otra parte, también se definirá el estilo educativo y asuntos básicos de la vida cotidiana más conveniente para los hijos comunes.